Mientras que Corea del Norte ha advertido sobre el lanzamiento de un satélite, Japón ha advertido sobre la defensa antimisiles.

  • Japón dice que debe derribar cualquier misil norcoreano que amenace su territorio
  • Estados Unidos y Corea del Sur dicen que el lanzamiento planeado viola las resoluciones de la ONU
  • El satélite de Pyongyang seguirá el lanzamiento del cohete de Seúl

TOKIO/SEÚL, 29 mayo (Reuters) – Japón puso el lunes en alerta sus defensas contra misiles balísticos y prometió derribar cualquier proyectil que amenace su territorio, después de que Corea del Norte anunciara el lanzamiento de un satélite planeado del 31 de mayo al 11 de junio.

El Norte, que tiene armas nucleares, dice que ha completado su primer satélite espía militar y que su líder, Kim Jong Un, ha aprobado los preparativos finales para el lanzamiento.

Fue el último paso de Corea del Norte en una serie de lanzamientos de misiles y pruebas de armas en los últimos meses, incluido un nuevo misil balístico intercontinental de combustible sólido.

Tokio espera que Corea del Norte lance su cohete portador de satélites sobre la cadena de islas del suroeste de Japón, como lo hizo en 2016, dijo un portavoz del Ministerio de Defensa.

Los analistas dicen que el nuevo satélite es parte de un programa de tecnología de vigilancia que involucra drones destinados a mejorar la capacidad de atacar objetivos en tiempos de guerra.

«Tomaremos medidas destructivas contra los misiles balísticos y de otro tipo confirmados para aterrizar en nuestro territorio», dijo el Ministerio de Defensa de Japón en un comunicado.

Japón utilizará su misil estándar-3 (SM-3) o el misil Patriot PAC-3 para destruir el misil norcoreano.

El primer ministro japonés, Fumio Kishida, dijo a los periodistas que el lanzamiento de misiles de Corea del Norte fue una grave violación de las resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU que condenan sus actividades nucleares y de misiles.

READ  Los científicos advierten que la 'enfermedad del venado zombie' podría propagarse a los humanos a medida que aumentan los casos en EE. UU.

«Instamos encarecidamente a Corea del Norte a que se abstenga de lanzar», dijo su oficina en Twitter, y agregó que cooperaría con Estados Unidos, Corea del Sur y otros países y haría todo lo posible para recopilar y analizar información de cualquier misil.

Corea del Sur se unió a Japón para pedir al aislado Norte que abandonara su plan, que describió como «ilegal».

Soldados de la Fuerza de Autodefensa de Japón pasan junto a una unidad de misiles Patriot Advanced Capability-3 (PAC-3) en Tokio, Japón. /FOTO DE ARCHIVO/REUTERS/KIM KYUNG-HOON

«Si Corea del Norte sigue adelante, pagará el precio y sufrirá», dijo un portavoz del Ministerio de Relaciones Exteriores del Sur en un comunicado.

El enviado especial del Sur para asuntos de paz y seguridad en la península, Kim Gunn, sostuvo una llamada telefónica tripartita con sus homólogos de Japón y Estados Unidos, agregó el ministerio.

Acordaron trabajar en estrecha colaboración para guiar la respuesta concertada de la comunidad internacional al movimiento planeado de Pyongyang.

Pero sin una influencia seria en Pyongyang, los llamados de Tokio y Seúl para detener el lanzamiento tendrán poco efecto, dijo Chad O’Carroll, director ejecutivo de Korea Risk Group, que monitorea a Corea del Norte.

«En medio de importantes ejercicios militares de EE. UU. y la República de Corea y tras el lanzamiento del propio satélite de Corea del Sur, Corea del Norte puede ver las críticas de Seúl como más hipócritas».

El cohete espacial de cosecha propia de Corea del Sur puso en órbita un satélite de grado comercial por primera vez el jueves.

Corea del Norte ha realizado varios intentos de lanzar satélites de «observación de la Tierra», dos de los cuales se pusieron en órbita con éxito, el último en 2016.

En mayo, su líder Kim inspeccionó una instalación de satélites militares, informó la agencia estatal de noticias KCNA.

READ  Nuevos ataques golpean Gaza mientras se reanudan los combates entre Israel y Hamas Notificaciones en vivo

En abril, Japón envió un destructor al Mar de China Oriental con interceptores SM-3 capaces de atacar objetivos en el espacio y misiles PAC-3 basados ​​en tierra diseñados para atacar buques de guerra cerca de la superficie, a las islas de Okinawa.

«El gobierno reconoce la posibilidad de que el satélite pueda atravesar la frontera de nuestro país», dijo el secretario en jefe del gabinete, Hirokazu Matsuno, en una sesión informativa regular después de que Corea del Norte notificó a la guardia costera japonesa.

Los medios estatales de Corea del Norte han criticado los planes de Japón, Corea del Sur y Estados Unidos para compartir datos en tiempo real sobre sus lanzamientos de misiles, caracterizando al trío como discutiendo «medidas perversas» para estrechar la cooperación militar.

Información de Hyunsu Yim en Seúl y Nobuhiro Kubo, Elaine Lies, Satoshi Tsukiyama y Tim Kelly en Tokio; Información adicional de Joo-Min Park en Seúl y David Dolan en Tokio; Editado por Robert Birzel y Hugh Lawson

Nuestros estándares: Principios de confianza de Thomson Reuters.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *