Investigación de fraude de Trump en Nueva York revela testimonios en registros financieros

NUEVA YORK – El juicio civil por presunto fraude comercial cometido por Donald Trump y su compañía se centró en testimonios sobre estados financieros el martes, cuando el expresidente regresó a la corte por segundo día consecutivo para observar el juicio en persona.

La audiencia comenzó el lunes en un tribunal de Manhattan, donde los abogados que representan a Trump y la fiscal general de Nueva York, Letitia James (D), pasaron el día presentando sus argumentos en el caso.

James ha presentado una demanda de 250 millones de dólares alegando que Trump y los ejecutivos de su empresa tergiversaron audazmente los hechos sobre sus activos para obtener mejores rendimientos financieros. La demanda alega que Trump y su organización perpetraron un fraude flagrante.

Trump, por otro lado, dijo que no había forma de evaluar el valor de la propiedad e insistió en que no hubo irregularidades.

El juez Arthur Engoron, que supervisa el caso, emitió un fallo previo al juicio la semana pasada en el sentido de que Trump debería ser despojado de sus licencias comerciales y podría despojarlo del control de docenas de propiedades, incluida la Trump Tower. La audiencia determinará qué tan severas serán las sanciones finales, y James pedirá a Trump y su compañía que paguen 250 millones de dólares.

En Nueva York se lleva a cabo un juicio por fraude de 250 millones de dólares contra Donald Trump

El juicio podría durar semanas o meses y Trump podría testificar durante el juicio.

Aunque no estaba obligado a asistir a los primeros días del juicio, Trump prefirió comparecer ante el tribunal y aprovechó la oportunidad para hablar extensamente con los periodistas antes, después y durante los recesos del lunes. Emitió su habitual diatriba contra el caso, James, Engoran y los demás agentes que lo investigaban.

READ  Los mercados se tambalean por los temores sobre los bancos y las débiles perspectivas económicas

Trump, que regresó a la corte el martes por la mañana, criticó a James en breves declaraciones a los periodistas antes de ingresar a la sala, insistiendo en que sus activos valían más de lo que afirmaba.

El 2 de octubre comenzó un juicio civil en Nueva York acusando al expresidente Donald Trump y su empresa de fraude masivo. (Vídeo: Michael Catenhead/The Washington Post)

Trump no respondió a una avalancha de preguntas de los periodistas antes de entrar a la sala del tribunal, donde miró brevemente a James, que ya estaba dentro.

En sus declaraciones del lunes, Trump, que se postula para la nominación republicana a la presidencia el próximo año, se quejó de que el caso lo estaba obligando a perder tiempo en la campaña electoral.

Trump también enfrenta un riesgo legal significativo, con cargos penales presentados en su contra en cuatro casos separados en Nueva York, Florida, Georgia y Washington, DC. Está previsto que tres de los cuatro casos vayan a juicio el próximo año en medio de la campaña electoral presidencial.

Suscríbase a The Trump Checks, nuestro boletín emergente semanal que rastrea los cuatro casos penales de Trump

Trump se ha declarado inocente de todos los cargos y ha atacado las investigaciones por considerarlas políticamente motivadas, un punto que repitió en Nueva York el lunes.

Pero si bien Trump ha argumentado en contra del caso de Nueva York fuera de la sala del tribunal, los procedimientos internos a menudo se han centrado más en los asuntos en cuestión: los aspectos prácticos de las valoraciones inmobiliarias y cómo se elaboran los estados financieros. Parte de la acción del lunes por la tarde fue motivada por el testimonio de Donald Bender, un veterano contador de la compañía de Trump y sus ejecutivos.

READ  En Challengers, el ambicioso personaje de Zendaya cambia el juego del triángulo amoroso

La oficina de James ha dicho que quiere demostrar que Trump, sus hijos adultos, su empresa, ciertos ejecutivos y entidades relacionadas intentaron cometer fraude al emitir estados financieros falsos. El abogado de Trump, Christopher Kiss, ha rechazado repetidamente estos argumentos.

«Sin ilegalidad, sin fraude, sin víctimas», afirmó Kiss. Al cierre del procedimiento el lunes por la tarde, Engoran Parecía dispuesto a excluir evidencia relacionada con transacciones más antiguas, que según los abogados de Trump deberían ser desestimadas del caso basándose en un fallo reciente de la corte de apelaciones que trata sobre los plazos de prescripción.

Trump tomó los comentarios de Engron como una victoria y dijo a los periodistas que gran parte del caso del fiscal general podría ser desestimado, sentimiento del que se hizo eco uno de sus abogados. Posteriormente, la oficina de James cuestionó esa explicación.

El martes por la mañana, antes de que se reanudara el testimonio, Engoron abrió el procedimiento diciendo que quería «aclarar cualquier concepto erróneo» en sus comentarios y que no iba a desestimar las acusaciones del caso, como dijo Trump.

Poco después, Bender reanudó su testimonio. Bender discutió temas que incluyen contratos entre su firma de contabilidad y el negocio de Trump. Cuando la oficina de James le preguntó, Bender confirmó que los contratos impondrían a la empresa la carga de proporcionar valoraciones precisas de las propiedades.

Berman informó desde Washington. Esta historia será actualizada.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *