Después de una grave inundación, la ciudad de Nueva York vuelve a la vida

Los neoyorquinos reanudaron sus rutinas a la mañana siguiente cuando lluvias récord azotaron el metro, aviones en tierra y calles en la ciudad de Nueva York y sus alrededores el viernes. La lluvia continuó cayendo el sábado, con algunas áreas en riesgo de nuevas inundaciones, pero se espera que disminuyan por la noche.

A partir del sábado por la mañana, el área metropolitana de la ciudad de Nueva York ya no estaba bajo vigilancia de inundaciones. Una advertencia que indica la posibilidad de inundaciones, según el Servicio Meteorológico Nacional. Una alerta de inundación permaneció vigente alrededor de New Haven, Kansas, hasta el domingo por la tarde.

En una conferencia de prensa el sábado por la mañana, la gobernadora Kathy Hochul agradeció a los neoyorquinos por prestar atención a las advertencias oficiales. No hubo muertes relacionadas con la tormenta y los equipos de emergencia realizaron 28 rescates en «aguas embravecidas» en el valle de Hudson y Long Island, dijo.

«Quiero enfatizar cuán grave es este evento», dijo el gobernador, y agregó que el cambio climático está haciendo que este tipo de tormentas sean «una nueva normalidad».

A las 9:30 p.m. del viernes, partes del condado de Nassau en Long Island habían recibido poco más de nueve pulgadas de lluvia, mientras que un área cerca del Aeropuerto Internacional Kennedy había alcanzado 8,6 pulgadas, la más alta en un solo día, según el servicio meteorológico. . .

El aguacero del viernes cerró la mitad de las líneas de metro de la ciudad y suspendió el servicio en la línea ferroviaria Metro-North que entra y sale de Grand Central Terminal. El servicio del ferrocarril de Long Island también se vio afectado significativamente. Los vuelos se retrasaron o cancelaron en los aeropuertos de la ciudad y los pasajeros fueron evacuados de una terminal de La Guardia a medida que aumentaban las aguas.

READ  Ninguna mujer en el escenario del Summer Game Fest

EM. Hochul y Janno Lieber, presidente de la Autoridad de Transporte Metropolitano, enfatizaron la necesidad de mejorar la infraestructura de la ciudad para soportar tormentas cada vez más frecuentes y severas.

«Seguimos hablando del hecho de que el sistema fue diseñado hace mucho tiempo a 1,75 pulgadas por hora, y seguimos obteniendo más que eso, por lo que necesitamos más descarga», dijo el Sr. Lieber dijo en una conferencia de prensa. .

Aunque algunas sucursales de Metro-North aún experimentaron retrasos relacionados con el clima, el metro estuvo operativo desde el sábado por la mañana. Según la MTA El LIRR y los aeropuertos han reanudado el servicio regular.

franklin d. Las carreteras que estuvieron cerradas cuando la tormenta arrasó la ciudad, como Roosevelt Drive y Belt Parkway, reabrieron el sábado por la mañana.

La Oficina de Manejo de Emergencias de la ciudad dijo en un comunicado que la agencia aún está evaluando el alcance de los daños por inundación y coordinando los esfuerzos de recuperación, incluida la limpieza de escombros, la remoción de árboles caídos y la recopilación de informes de los residentes sobre los daños.

Al menos un hospital administrado por la ciudad todavía sufre los efectos de los daños causados ​​por la tormenta.

El Centro Médico Woodhull en Bedford-Stuyvesant, Brooklyn, que funcionó con generadores de emergencia durante varias horas después de un corte de energía local el viernes, está evacuando a todos los pacientes y al personal el sábado para que la compañía eléctrica pueda hacer las reparaciones, según un comunicado.

«Estamos listos para implementar un plan de evacuación completo», dijo el director ejecutivo del hospital, Gregory J. dijo Calliste.

READ  Rangers completan barrida para eliminar a Orioles y Astros a una victoria de la Serie de Campeonato de la Liga Americana

Los pacientes críticos fueron trasladados a otros hospitales el viernes como medida de precaución. Está previsto que otros 120 pacientes sean trasladados el sábado, según el comunicado.

La lluvia del viernes provocó esto El segundo septiembre más lluvioso en la historia de la ciudad de Nueva York, según las estadísticas del servicio meteorológico. Este mes han caído 14 pulgadas, la mayor cantidad desde septiembre de 1882, cuando la ciudad registró 16,85 pulgadas.

La cantidad de lluvia en la ciudad de Nueva York y sus alrededores fue comparable a la del huracán Ida en 2021, que mató al menos a 46 personas en Nueva York, Nueva Jersey, Connecticut y Pensilvania, dijo Hochul en una conferencia de prensa. Dijo que la ausencia de vientos huracanados esta vez fue «una bendición».

Una combinación de factores, incluido el aumento de las fuertes lluvias a medida que avanzaban lentamente por el área metropolitana, proporcionó el entorno perfecto para inundaciones repentinas, dijo el meteorólogo del Servicio Meteorológico Nacional, John Murray.

Se esperan lluvias en la región hasta el sábado por la noche, pero el Sr. Murray dijo «Ni cerca de la intensidad que vimos ayer».

Andy Newman Informe contribuido.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *